Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La CHAZ de Seattle: ¿Colonos u ocupantes ilegales?

4
- +
17/06/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLos manifestantes en Seattle han tomado manzanas enteras de la ciudad en un vecindario conocido como Capitol Hill, un poco al norte del centro. Ocupan las calles y parques de la ciudad, así como (aparentemente) un edificio de la comisaría. Este enclave, apodado «Zona Autónoma de Capitol Hill» o CHAZ por sus siglas en inglés, está ahora en los titulares de todo el mundo. Sus recién reunidos residentes han declarado a la CHAZ una nación independiente, aparte de Seattle y América, y por lo tanto exenta de las leyes y de la jurisdicción de la policía local. Han establecido vallas y puestos de control alrededor de la zona (hasta aquí las fronteras abiertas), y ya están proliferando las leyendas urbanas sobre caudillos que se apoderan de ella, las extorsiones que sustituyen a los impuestos, y nuevas formas de seguridad cuasi privada que se están imponiendo. Nadie sabe cuánto tiempo persistirá la situación, pero recordemos que las manifestaciones de Ocupa Wall Street de 2011 duraron muchos meses.

Por supuesto que Capitol Hill, como todos los vecindarios urbanos, es una mezcla de propiedad «pública» y privada. La entrada y salida de residentes y negocios se realiza a través de las calles públicas, las cuales están severamente deterioradas en este momento. El valor de las propiedades, la viabilidad de las tiendas, y la tranquilidad y habitabilidad general de este barrio aburguesado están en constante cambio. Cualquiera que posea un condominio, tienda o restaurante en el área tiene derecho a estar enojado y a un argumento de compensación monetaria tanto de los propios manifestantes como del gobierno de la ciudad que tanto les ha fallado.

Buena suerte con eso en un tribunal de Seattle.

Pero, ¿qué pasa con la tierra y los edificios puramente «públicos» (es decir, propiedad del Estado) alrededor del Capitolio? En la medida en que los edificios y calles ocupados «pertenecen» a la ciudad de Seattle, ¿los están ocupando legítimamente los manifestantes? ¿Puede alguien, sea o no de Seattle, hacer una reclamación válida sobre dicha propiedad? ¿Son ocupantes ilegales o colonos legítimos?

Parece una pregunta absurda a primera vista, y lo es: seguramente la toma por la fuerza de una zona establecida hace mucho tiempo no puede ser legítima, aunque unas pocas carreteras y edificios propiedad del gobierno ensucien los principios en cuestión. Pero nada menos que el profesor Walter Block compara la propiedad gubernamental con un territorio virgen, aunque robado, disponible para cualquier colonización. En la concepción de Block, cualquier cosa que sea propiedad de la ciudad de Seattle (bibliotecas, edificios, equipos, carreteras, etc.) está tan abierta a cualquiera como una extensión de tierra virgen en lo más profundo de Alaska que nunca ha sido tocada por los humanos.

No pretendo en absoluto que propiedades como las carreteras del gobierno o las bibliotecas sean «no poseídas». Más bien, afirmo que estas propiedades fueron robadas. Estoy de acuerdo en que el Estado las posee ahora; sólo que esto es injustificado. Y, sí, insisto, el mismo análisis libertario puede aplicarse, en este contexto, a la tierra virgen y robada. ¿Por qué? Porque para el libertario, al menos tal como yo lo interpreto, la tierra robada es tierra virgen de jure, lista para que el siguiente colono la incaute (suponiendo que el propietario original legítimo no pueda ser localizado, o que consienta en la incautación por parte del Estado, o que, argumentando, podamos ignorar a este propietario legítimo).

Más sobre

La alcaldesa de Seattle, Jenny Durkan, puede no ir tan lejos como el Dr. Block, pero parece reconocer la nueva «comunidad» que esencialmente coloniza las principales vías de la Ciudad Esmeralda. Puede que no esté lista para conceder a la CHAZ la propiedad absoluta de las calles en cuestión, pero tampoco está estableciendo ningún plazo para el desalojo:

image

Una respuesta son los impuestos, dice el Dr. Hans-Hermann Hoppe . En su opinión, las calles de Seattle no son un territorio virgen disponible para los colonos, sino más bien como tierra en fideicomiso por agentes del Estado (indignos) en nombre de los contribuyentes. Si esos fideicomisarios no venden la tierra u otra propiedad directamente y devuelven los fondos a los contribuyentes, la opinión de Hoppe es que al menos deberían operar y mantener esa propiedad en su nombre. Así que, con el propósito de contrarrestar la afirmación del Dr. Block de que la propiedad del Estado debe ser vista como abierta a la colonización ?y sólo para ese propósito, dice Hoppe? la propiedad «pública» debe ser vista como propiedad de los contribuyentes. Como tal, debe ser administrada en nombre de los sufridos ciudadanos contribuyentes (netos) como un asunto de simple justicia.

Dejando de lado los principios, la esencia de la propiedad es el control. Los burócratas, la policía y los políticos que controlan el acceso y el uso de la propiedad «pública» son sus propietarios de facto, porque sólo ellos pueden vender, gravar o controlar su uso. El reclamo de propiedad del estadounidense promedio sobre el patio de recreo local o la biblioteca de la ciudad es prácticamente nulo. Simplemente trata de dormir en ellos durante la noche, y rápidamente descubrirás quién es su verdadero dueño. Por el momento, los manifestantes de Seattle tienen el mayor control sobre Capitol Hill y por lo tanto una especie de reclamo de propiedad bajo la fuerza bruta de «la posesión es nueve décimos de la ley».

Si su reclamo es válido se reduce a si son ocupantes ilegales o justos ocupantes lockeanos. En una zona densamente poblada como Seattle, con una larga historia de títulos de propiedad que surgen de ventas válidas, la pregunta se vuelve absurda. Sus protestas y campamentos afectan directamente a la indiscutible propiedad privada que los rodea. El gobierno de Seattle ha controlado minuciosamente las carreteras y la policía usando fondos gravados por la fuerza a los residentes de Seattle. Los residentes, negocios y visitantes de Capitol Hill confían y dependen de los entendimientos y acuerdos contractuales existentes. Seattle no puede ser ocupada, ni siquiera la propiedad de la ciudad, de ninguna manera concebible que haga justicia a sus actuales habitantes. Y en la medida en que han pagado por todo a través de los impuestos, su derecho a desalojar a los manifestantes de la CHAZ claramente anula cualquier «derecho» a combinar la ocupación con la protesta.

Es tentador rechazar a los manifestantes de Seattle en masa debido a sus terribles y violentas creencias políticas, y sus terribles propósitos para rehacer a los Estados Unidos sin propiedades ni mercados. Pero eso no cambia la espinosa cuestión de cómo tratar con ellos aquí y ahora. Si son ocupantes ilegales ?por no hablar de los perturbadores de muchos que viven o trabajan en el área? entonces su expulsión por la fuerza está justificada. Pero a la ciudad de Nueva York le faltó voluntad política para sacar a los campistas de Ocupa Wall Street del Parque Zuccotti durante muchos meses. ¿Desalojará la ultra-woke Seattle en el 2020, con su complaciente alcalde, a los manifestantes de la CHAZ en un futuro cercano?

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
28
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.