Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabriel Hidalgo Andrade escriba una noticia?

Candidato de centro

13
- +
27/08/2020 23:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El objetivo es escalar al primero y segundo puestos, confrontar a las fuerzas retardatarias, evitar que intenten ocupar un espacio en la centroizquierda y disputar el balotaje con algún obsesionado en la derecha conservadora

Las elecciones presidenciales de 2021 serán decisivas. El país entero se debatirá entre la reconstrucción democrática o la tiranía de la corrupción. Si tantos candidatos llegaran a confirmarse para la presidencia, los corruptos necesitarían menos votos para volver al poder. Por esto es urgente una plataforma de partidos de unidad nacional, que impulse una sola candidatura en el centro de las preferencias electorales.

El centro ideológico no es la nada. El centro es una metodología de concertación entre los sectores políticos moderados, que permite tomar decisiones plurales. Los consensos robustecen el trayecto para salir de regímenes antidemocráticos, de crisis económicas y de graves conflictos sociales.

Tal vez los partidos doctrinales han perdido influencia en las sociedades, pero es innegable que hay identidades que los individuos adscriben a ciertas propensiones ideológicas. Entonces, no es cierto que ya no existan la izquierda, la derecha o sus muchas variantes.

Desde el retorno a la democracia, el péndulo electoral osciló entre la centroizquierda y la centroderecha hasta que después de las elecciones de 1998 el gobierno democristiano de Jamil Mahuad dolarizó la economía. Tal vez por el profundo trauma provocado desde entonces, a partir de aquí los presidenciables llegaron al poder con propuestas radicalizadas en la izquierda. Lucio Gutiérrez, Rafael Correa y Lenín Moreno proceden de ese cuño ideológico.

Son tres los periodos de crecimiento y estabilización en el número de aspirantes a la presidencia en el periodo democrático. Entre 1978 y 1992, en cuatro elecciones consecutivas, hubo entre 6 y 12 candidatos, con un crecimiento de 2 aspirantes por elección. Entre 1996 y 2006, en cuatro elecciones consecutivas, hubo entre 9 y 13 candidaturas, con un crecimiento de 2 a 4 aspirantes por elección. Entre 2009 y 2017, en tres elecciones consecutivas, hubo 8 candidatos sin variación. Esto quiere decir que, en promedio, el Ecuador podría tener entre 8 y 12 candidatos.

Entonces, suponiendo que serán 10 los partidos que competirán en las elecciones presidenciales de 2021, eso significaría que la absurdamente abultada lista de aspirantes, hoy de dominio público, se recortaría a la mitad. ¿Cómo se distribuirían aquí los votos?

A nivel partidario, electoral, ideológico y hasta discursivo, la izquierda domina la escena electoral en el Ecuador

Desde el retorno democrático, la tendencia indica que los partidos con membretes de centroizquierda e izquierda radical que compitieron por la presidencia fueron alrededor del 30% en cada uno de ambos casos. Mientras que los partidos de centroderecha y de derecha radical fueron el 25% y el 15%, en ese orden. Esto quiere decir que, a nivel partidario, electoral, ideológico y hasta discursivo, la izquierda domina la escena electoral en el Ecuador. Algunos luego se derechizaron, pero ese es otro asunto.  

En las 11 elecciones presidenciales promediadas desde el retorno a la democracia, el 84% de los votos se concentró gradualmente en los 4 partidos situados en la cúspide. Eso significa que los 6 últimos se dividirían el 16% de los votos restantes, también escalonadamente.

Tras encontrar similitudes de organización, formatos ideológicos y coyunturas, y si se miran las 10 primeras candidaturas promediadas en cada elección, según su posición en la tabla de resultados, su porcentaje obtenido y su homologación partidaria, se han encontrado ciertas propensiones al comportamiento electoral en Ecuador. Así, casi siempre la centroizquierda ocupa los primeros puestos de la cúspide, después le sigue la centroderecha con menos candidaturas y votos, pero muy de cerca. Luego, otra vez lo mismo hasta la quinta candidatura. Desde aquí, casi siempre están presentes los radicalismos de izquierda y derecha, y más los primeros que los segundos, disputándose el sótano de las preferencias, con una cifra en porcentaje de votos.

Por esto el centro pluralista debe concertar desde la centroizquierda hasta la centroderecha, impulsar una candidatura única y evitar el fraccionamiento del voto. Si se ponen nombres, caras y partidos a las tendencias electorales encontradas en este ejercicio, los presidenciables de la Concertación, de Pachakutic, de Democracia Sí, del Partido Social Cristiano y otros, podrían arrancar de aproximadamente el 35% de las preferencias promediadas conservadoramente entre el tercer y sexto lugar de una eventual tabla de resultados. El objetivo sería escalar al primero y segundo puestos, confrontar a las fuerzas retardatarias, evitar que intenten ocupar un espacio en la centroizquierda y arrinconarlos en una cifra, tradicional para los radicalismos, así como disputar el balotaje con algún obsesionado en la derecha conservadora. Los adversarios del centro pluralista son tres: la fragmentación, la intransigencia y el reaccionarismo.

Los políticos de salida, pastores, antiguos dirigentes y otros candidatos de última hora, están a tiempo de rehusarse a ocupar el sótano de las preferencias electorales. Así lo sugiere la Historia.

@ghidalgoandrade

 


Sobre esta noticia

Autor:
Gabriel Hidalgo Andrade (352 noticias)
Visitas:
93
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.