Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ángel Juez escriba una noticia?

Las cabalgatas… ¿qué ganamos con ellas?

26/08/2013 14:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Wikipedia define al término “cabalgata” como desfile de jinetes

Wikipedia define al término “cabalgata” como desfile de jinetes.

En los últimos tiempos, el GADM de Buena Fe ha incluido dentro de las diversas programaciones festivas la actividad de las “cabalgatas” y, de acuerdo a lo que nos indican en la edición de la revista municipal de este año 2013, el “mentalizador” es el burgomaestre. Según Wikipedia “mentalización” significa “poder leer en el comportamiento lo que está pasando en la mente de otros" (¡Wow! ¡Qué notable personaje es el burgomaestre! ¡Único!). No pretendo hacer juicio de valores acerca del término utilizado en la revista, lo que sí deseo hacer notar es que está más que comprendido que, como dijo el mismísimo presidente de la república, hasta para hacer el ridículo “hay que tener talento”.

Volvamos al tema de las cabalgatas o, más específicamente, a los desfiles de jinetes que se organizan en varias oportunidades en nuestro cantón Buena Fe. Los jinetes y sus hermosos ejemplares llegan desde diferentes cantones del país invitados, claro está, por el burgomaestre, a nombre del municipio, para hacer vistosas exhibiciones en diferentes épocas del año en las calles de nuestra comunidad. Ellos (jinetes y caballos) se unen a sus similares locales para participar de los desfiles. Sinceramente, ¡me encantan los equinos! Porque son animales nobles, inteligentes y dueños de otras virtudes.

La cantidad de caballos y jinetes que vimos en las fiestas pasadas fue impresionante. Un caballo más hermoso que otro. Un jinete más habilidoso que otro. En las cabalgatas hay público asegurado: el pueblo que sale a disfrutar de las fiestas y de los desfiles. En la feria internacional de caballos de paso colombianos grado “A” (términos que ya deberíamos manejar los buenafesinos por las innumerables cabalgatas aquí realizadas) fue casi como participar solo en familia ayer. Escaso público (¡!) Comprobado, entonces, que Buena Fe no asimila ni aplaude esta afición que no forma parte de su cultura y que se la quieren meter al “braveo” en la mente de la gente.

Sé de cabalgatas que se efectúan en otras partes del país en donde los recorridos que los caballos hacen son en sectores campestres, rurales, adecuados para estos animalitos.

No es desconocido que la actividad de las cabalgatas y ferias de caballos es una de las principales aficiones personales del burgomaestre y que, sin escatimar esfuerzos de ninguna índole, se da este gusto. Es tan grande (y respetable) su gusto por los equinos que hasta forma parte de una asociación de caballistas locales (según el diccionario enciclopédico Vox 1 de Larousse, “caballistas” son aquellas “personas que entienden de caballos de montar y montan bien”). Es su afición y en esa parte de su vida no nos podemos meter. Y punto.

Lo que sí nos cabe preguntar como ciudadanos, como contribuyentes, como simples curiosos es:¿Qué ganamos los buenafesinos con las cabalgatas?

Lo que sí nos cabe preguntar como ciudadanos, como contribuyentes, como simples curiosos es:¿Qué ganamos los buenafesinos con las cabalgatas?

Alguien escribió por ahí que las cabalgatas “fomentan” el turismo en Buena Fe. ¿Qué turismo? ¿El “turismo” de los “turistas” dueños de los ejemplares?

¿Qué aporte dejan los jinetes foráneos que participan de los desfiles a caballo? ¿Se recauda alguna contribución especial por derecho de participación para destinarlo a alguna obra social?

Y la pregunta del millón: ¿Cuánto nos cuesta a los buenafesinos la organización de cada cabalgata? ¿Conviene hacer esos gastos?

Atender a la gran cantidad de personas que vienen con los caballos a participar de las cabalgatas no es cosa fácil. Alimentación, hospedaje y estadía de dueños y jinetes, traslados, alimentación y cuidados especiales de los equinos y la tradicional fiesta con música, artistas y trago con la que se “remata” la cabalgata. Todo eso cuesta y por ello tenemos el derecho de saber cuánto nos cuesta cada cabalgata. Si los recursos salieran del bolsillo del “mentalizador” cuya afición primaria son las cabalgatas no exigiéramos que rindan cuentas.


Sobre esta noticia

Autor:
Ángel Juez (84 noticias)
Visitas:
497
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.