Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ascohastalanausea escriba una noticia?

Autopsia a la corrupción

29/10/2014 08:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si hacemos la autopsia a la corrupción en España y la diseccionamos convenientemente, más aún desde el tratamiento por los medios, comprobamos que no es que sea un cajón de sastre sino, más bien, una chistera de prestidigitador de donde se puede esperar que salga cualquier cosa

 

 

Hay que vender periódicos al precio que sea, incluso desfigurando la realidad. Es lo que llamo prevaricación periodística, que no es sino una forma de corrupción tan aborrecible como la otra. Una forma de encabezar o titular la noticia, cuando no de desarrollarla, a sabiendas de que no se corresponde con el contenido de la misma, o con la verdad. Si hacemos la autopsia a la corrupción en España y la diseccionamos convenientemente, más aún desde el tratamiento por los medios, comprobamos que no es que sea un cajón de sastre sino, más bien, una chistera de prestidigitador de donde se puede esperar que salga cualquier cosa.

Por poner un ejemplo y en relación con la reciente Operación Púnica, el diario El Mundo, titula: “51 detenidos y un fraude de 250 millones en ayuntamientos y CCAA” Mentira y lo saben. Pero es lo que vende diarios, publicidad e ingresos. Es lo que el lector quiere leer y además tampoco es misión de un periódico educar a la ciudadanía.

Lo cierto es que lo único presunto hasta hoy es que los imputados han podido dar a dedo obras, contratos, concesiones, adjudicaciones, etc. por un valor de 250 millones de euros a empresarios amigos y a cambio de una comisión. Pero son obras y contratos públicos que había que hacer y que se supone, en su mayoría, se han hecho o se están haciendo. No se han llevado ni robado 250 MM€. Ese importe se ha pagado por el trabajo realizado y los corruptos se han lucrado con una comisión que el empresario amigo y favorecido por esa obra o contrato detrae del beneficio. El daño para mi bolsillo y del resto de ciudadanos no es que me han robado 250€ es que, de no existir esa comisión, el contrato o la obra habría sido adjudicada a otra empresa y seguro que en condiciones menos onerosas o más ventajosas para la administración contratante. En todo caso, una conducta reprobable y sancionable sin paliativos.

Es obvio, pero nadie se moja y lo explica porque hoy no es lo socialmente correcto y el que lo haga se arriesga a que lo tilden de consentidor. Hoy impera el recurso a las condenas con palabras y adjetivos terminantes: vergüenza, intolerable, increíble, cárcel, chorizada, ... Es más, hay hasta un pulso entre los partidos salpicados a ver quien condena más duramente y expedienta y sanciona o expulsa al corrupto más rápido.

La fiscalía y el juez les imputa a los implicados en la trama Púnica casi todos los delitos posibles, cometidos por una autoridad o funcionario, de nuestro código penal: blanqueo, falsificación de documentos, delitos fiscales, cohecho, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, prevaricación, revelación de secretos, negociaciones prohibidas a funcionarios, fraudes contra la administración y organización criminal. Es el modo de operar usual de la fiscalía anti corrupción y de determinados magistrados de la AN como Eloy Velasco. Es como salir a pescar con red o a cazar con escopeta de perdigones, es difícil que no se pille nada.

A las detenciones, registros y bloqueos de cuentas y bienes, por decenas o centenares, le seguirá, con seguridad, 72/96h de calabozo, para “marinar” los ánimos y que lleguen a presencia judicial deshechos, malolientes, sin duchar ni afeitar y cantando la Traviata o el Nabucco, de Verdi. Son técnicas inspiradas en el Guantánamo de EEUU y muy del gusto del Juzgado y la fiscalía del Central de Instrucción 6 de la AN.

La prevaricación periodística es otra forma de corrupción

Una vez a presencia de Su Señoría y fiscal, se les instruirá de sus derechos terminando con un literal “puede usted declarar lo que le dé la gana” y, magistrado y juez, ahora travestidos en policías, les examinarán brevemente intentando acorralarles y hasta presionarles para que contesten escuetamente un “si o un “no” confirmatorios de sus pesquisas e indicios, sin permitirles más explicaciones o divagaciones. Por fin, más calabozo, audiencia y Auto con prisiones sin fianza o, en los casos de los líderes, eludibles bajo fianzas previsiblemente imposibles -Eloy Velasco ostenta el récord Guiness de la historia judicial de España, en este punto- dizque por riesgo de fuga, destrucción de pruebas u obstrucción a la justicia.

La periodista Cristina Fallarás, titula: “No les perdono” y monta un ensayo-poema en el que hace responsables del estado de cosas en que vivimos a “Rajoy y los suyos”, en exclusiva y los llama “ladrones” como si la corrupción fuera solo azul o lo fuera -que no- por robo o hurto.

Otros periodistas y no tanto, llaman a Isabel Pantoja choriza y ladrona y que devuelva lo que robó, silenciando y omitiendo, a sabiendas, que su condena lo fue solo por blanqueo y que este, no es otra cosa que lavar o legalizar lo que otros roban, malversan o ganan en actividades delictivas.

A Díaz Ferrán, ex-presidente de CEOE, se le presenta por los medios como el icono de la corrupción en España, cuando ninguno de los delitos que se le imputan lo es por corrupción, toda vez que ni se alzó con dinero publico, ni malversó caudales públicos, ni era funcionario, ni autoridad.

La presunción de inocencia y el principio de no cumplir prisión sin juicio y condena, no es que no exista es que ni se le espera. El llamado proceso de hábeas corpus -excarcelación de detenidos sin juicio ni condena- ya ni se plantea porque ninguno prospera. Todo vale para dictar prisión anticipada al sospechoso imputado. Para mi esa es la vergüenza: que el órgano judicial se esté dejando llevar por la alarma social y la presión de la calle para eludir todas las garantías constitucionales y procesales al respecto. Se impone una revisión de la ley de enjuiciamiento criminal que impida tal margen de discreccionalidad y arbitrariedad por parte de jueces y fiscales.

El mapa de la corrupción hoy en España es general, pocos son los que se salvan pero muchos los interesados en desinformar y hacer una causa general del problema para sacar su particular “ganancia de pescadores” frente a la llamada “casta” Que no sean los medios o los periodistas los que les hagamos el caldo gordo o les allanemos el camino.

No todo lo que nos venden como corrupción, lo es

AscoHastaLaNáusea


Sobre esta noticia

Autor:
Ascohastalanausea (267 noticias)
Visitas:
1402
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.