Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Acuerdos económicos USA- México, enriquecerá fortaleza financiera

20
- +
06/10/2018 21:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En un caso tan delicado e importante como es el TLCAN menos se permitiría una situación similar

Aventis

En efecto no es casual que, desde la Casa Blanca, en medio de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, se “filtre” que hay diferentes posturas entre los negociadores. Dicen que por un lado Videgaray es negociador y que Guajardo es de mano dura.

Aunque no se trata de ver las cosas de manera simple, llama la atención que en México se haga eco a esta afirmación que sólo genera incertidumbre, porque se entiende que hay división en el equipo del presidente Peña Nieto y que por ello las negociaciones del TLCAN se desaceleraron.

Sin embargo, lo que es un hecho es que el Gabinete de Peña Nieto se maneja de forma institucional, no es como pasó con el de Vicente Fox cuando cada secretario iba por su lado, lo que incluso le valió el mote de ser “el gabinete Montesori”, porque cada quien hacía lo que quería.

Y, sin duda, el líder de este proceso es el presidente Peña Nieto, a quien tanto Guajardo como Videgaray le presentan sus estrategias y acciones para que él las apruebe, antes de hacerlo ante Estados Unidos.

Llama la atención que desde el gobierno de Estados Unidos se meta el ruido de una división entre el equipo negociador mexicano, porque entonces el poco avance que hoy registra se podría creer que es culpa de México y no por las absurdas medidas que quiere aplicar Donald Trump.

Un dato que llama la atención es la carta que 32 senadores norteamericanos enviaron al Ejecutivo norteamericano en donde alertan sobre el peligro de cancelar el TLCAN. Y otro es que los negociadores de Trump propongan un tratado “light” que no requiera pasar por la aprobación de su senado.

Aunque, aquí hay un problema que tiene muy claro el Secretario de Economía: en México cualquier tratado internacional tiene que --por muy light que sea-- pasar por el Senado.

Cuando Donald Trump ganó la elección de la Presidencia de la nación más poderosa del mundo, muchos creyeron que, si bien no tenía experiencia para gobernar, el instinto y el pragmatismo de empresario le permitiría mantener a su país como el principal defensor del libre comercio, pero sobre todo conservar y fortalecer la tradición estadounidense en defensa de las libertades individuales y la protección de los derechos humanos. Estados Unidos era ejemplo para el resto de las naciones. Sin embargo, ahora lo único evidente es la incertidumbre.

En un caso tan delicado e importante como es el TLCAN menos se permitiría una situación similar

Porque no se alcanza a entender que haya desatado una guerra comercial con sus aliados de Europa, al retar a Alemania, Francia y Gran Bretaña; que se enfrente al tú por tú con un gigante agresivo como China; y que a Canadá y México, sus vecinos estratégicos, los quiera orillar a aceptar sus condiciones para la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte a pesar de que gracias a este tratado, la región realiza un comercio total de casi tres

Luego de celebradas las elecciones federales y cuando faltan poco tiempo, para el cambio de gobierno, el proceso sucesorio entre la administración saliente y la entrante discurre por muchos canales, algunos de los cuales parecen avanzar viento en popa, mientras que otros son motivo de fricción y potencial fuente de conflictos.

En el primer grupo de asuntos debe resaltarse la coordinación establecida para encarar las reuniones pendientes en la renegociación del Tratado de Libre Comercio suscrito por México con Estados Unidos y Canadá, tema en el que el actual canciller, Luis Videgaray, dio a conocer la integración del equipo del virtual presidente a los trabajos respectivos. Resulta asimismo encomiable el gesto de la Comisión Nacional de Hidrocarburos para aplazar dos licitaciones de contratos petroleros y una subasta hasta que se encuentre en funciones el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Estas medidas auguran un buen entendimiento y un manejo fluido de los asuntos públicos en estos cuatro meses que de manera inevitable conllevan un grado de incertidumbre.

En sentido contrario, se presentan acciones que podrían generar desencuentros entre la actual administración y la que habrá de sucederla. Ejemplo de ellas es la concesión de un incremento en las percepciones de la alta burocracia federal autorizada a mediados de junio y dada a conocer al público apenas hace días. Además de resultar difícilmente justificable, habida cuenta de lo abultados que ya eran los salarios de estos funcionarios, la medida contraviene la instrucción girada por el propio presidente Peña Nieto para que las dependencias federales no dejen una carga financiera extra a sus sucesores.

Igualmente, nociva parece la gestión de una línea de crédito por hasta 10 mil millones de dólares, realizada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ante la Comisión de Valores de Estados Unidos. Queda claro que, si llegara a concretarse, este trámite significaría un golpe severo al bienestar de las próximas generaciones de mexicanos, máxime si se considera que se presenta como colofón de un repunte de la deuda pública que ha crecido en forma desproporcionada durante los anteriores tres sexenios.

Estas señales contradictorias obligan a pensar que, si es posible establecer acuerdos y líneas de comunicación en un área tan complicada como el comercio exterior, donde para colmo se tiene en el presidente estadunidense Donald Trump a una contraparte agresiva y volátil, con mucha mayor facilidad debería serlo en todos los ámbitos y, ante todo, en aquellos que dependen primordialmente de la voluntad política de los actores involucrados. Ciertamente, no sería pertinente considerar el periodo de la transición como una suerte de cogobierno entre quien resultó electo el primero de julio de 2012 y el que ganó los comicios en la misma fecha de 2018; pero es deseable para la salud de la vida republicana que exista armonía y coordinación entre uno y otro en los meses que restan para el inicio del próximo gobierno.


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (730 noticias)
Visitas:
63
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresarios
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.