Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Waldvogel escriba una noticia?

Acerca de Hans Kung

02/07/2009 14:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una crítica al teólogo Hans Kung que aunque bautizado es supra crítico y maximalista

ACERCA DE HANS KUNG

Estaban entre nosotros pero no eran de los nuestros

Hay que considerar que él niega verdades contenidas en la Revelación y que son dogmas de fe solemnementes definidas en el concilio Vaticano I

El Papa es el legítimo sucesor de San Pedro y cuando él se pronuncia bien sea sobre dogma o sobre moral ante la Iglesia Universal en su calidad de maestro supremo, es infalible, esta infalibilidad se extiende al colegio episcopal en comunión con él cuando se pronuncia sobre dogma o sobre moral en Concilios Ecuménicos, siempre que éste haya sido aceptado o al menos aprobado por el Papa.

La infalibilidad pontificia se encuentra expresada en manera velada e implícita en diversas perícopas del Evangelio:

“Tu eres Pedro y sobre esta piedra fundaré mi Iglesia y las fuerzas del infierno no podrán contra ella”

“Te daré las llaves del Reino de los Cielos y lo que tú desates en la tierra quedará desatado en el cielo”. La expresión dar las llaves equivale al poder supremo sobre su Iglesia, a la que muchas veces llama “Reino de los cielos”, y le promete confirmar desde el cielo lo que él haga en la tierra en virtud de ese poder supremo.

“Mira que Satanás ha recibido autorización de cribaros como a trigo pero yo he rogado por ti para que tu fe no desfallezca, luego confirma a tus hermanos”

Antes de subir al cielo Cristo preguntó tres vecs a Pedro: Simón ¿me amas más que estos?. Y después de su triple confesión le dijo “Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas”.

Los protestantes, los cismáticos ortodoxos y el propio Hans Kung el teólogo que nos ocupa niegan que Jesucristo designara a Pedro y a sus sucesores como cabeza de su Iglesia, y pretenden que Cristo no le señaló a éste ninguna autoridad o jefatura suprema. Este es un gravísimo error, que va, no sólo contra la Tradición cristiana sino también contra la misma Escritura.

Sus poderes y prerrogativas._

a)Primado Supremo

El Papa tiene en la Iglesia poder máximo y supremo. Esto lo definio el Concilio Vaticano I diciendo que el Papa tiene el primado, esto es, primicia o primer puesto en toda la Jerarquía eclesiástica, que este primado no es solamente de honor sino de autoridad y mando.

Este primado no viene al Papa ni de los Obispos ni del poder civil sino directamente del mismo Hijo de Dios hecho hombre, que como ya hemos visto, lo constituyó en jefe de su Iglesia.

Si el primado de Pedro no hubiera sido de origen divino, ciertamente que los demás Obispos hubieran rehusado someterse como inferiores al Obispo de Roma, puesto que ellos también habían sido establecidos por los apóstoles. Pues bien, la historia de la Iglesia desde la Antigüedad más remota todos los Obispos reconocieron la Autoridad del Romano Pontífice, al cual consultaban en sus dudas, apelaban en sus discusiones y obedecían en sus mandatos.

b)Autoridad

La autoridad del Papa tiene las siguientes propiedades:

a) Ordinaria._esto es, en razón de su cargo, y no por delegación especial para se ejercitada.

B) Plena: abarca la plenitud de los poderes confiados por Cristo a su Iglesia

c) Universal:se extiende a la totalidad de la Iglesia

d)Suprema: no hay por encuita del Papa autoridad alguna en la Tierra, de modo que una decisión suya no puede apelarse, ni siquiera ante un concilio Universal.

Punto de vista doctrinal como supremo Maestro; desde el punto de vista sacerdotal, como Smo Pontífice, y desde el punto de vista pastoral, como Supremo Pastor y Jefe de la Iglesia.

c)Infalibilidad del Papa

Cuando, en virtud de su autoridad suprema, el Romano Pontífice propone a sus fieles una verdad de fe o declara una regla de moral, no puede equivocarse, esto es, cuando les enseña lo que deben creer o hacer para salvarse.

a) Si el Papa enseñara el error, el infierno, esto es, el demonio, espíritu de error y de mentira, prevalecería sobre la Iglesia:lo que va en contra de la Iglesia de Cristo.

b) Cristo le ofreció a Pedro que su fe no desfallecería y le encargó de confirmar en ella a sus hermanos. Pero ¿cómo podría confirmarle en la fe si él mismo nos induce al error?

Más sobre

c) Cristo impuso a todos los hombres, bajo pena de condenación la obligación de creer:”Quien no creyere se condenará”. Pero repugna que Cristo nos obligue a creer en el error.

Resulta, pues, claramente de estos textos que Jesucristo hizo infalible al Pastor Supremo de su Iglesia. Y el Concilio Vaticano I al proclamar como dogma de fe la infalibilidad del Papa, no hizo otra cosa que cofirmar solemnemente lo que afirma la Sagrada Escritura. El Papa es infalible cuando habla ex cátedra, y esto sucede cuando:

a)enseña una cosa referente al dogma o moral cristianos

b)que se dirige a la Iglesia Universal

c)que habla en su calidad de Maestro Supremo de la Cristiandad.

Si falta una de estas condiciones, el Papa no es infalible. Así no es infalible a) uando trata de ciencias, o cosas que no se refieren a la fe, b)cuando se dirige a personas o Iglesias particulares a menos que por su medio se dirija a toda la Iglesia c)cuando habla como doctor privado, o jefe de alguna Congregación Romana, Aun en estos casos en que no es infalible, su autoridad en lo espiritual es la más grande y digna de respeto.

Por cuya causa no deja de ser un desatino que el teólogo bautizado católico pero rebelde al Magisterio de la Iglesia Hans Kung que él desconozca el primado de San Pedro error que ni siquiera cometieron Martín Lutero y sus secuaces

Hans Küng nació en Suiza en 1928. En 1951 se licenció en filosofía por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. En 1954 fue ordenado sacerdote. En 1957, tras intimar con el teólogo protestante Karl Barth, se doctora en teología por la Sorbona de París, con una tesis sobre la Justificación que, bajo el pontificado de Juan XXIII, ya suscita reservas sobre su ortodoxia. En 1962, Juan XXIII le nombra consultor del Concilio Vaticano II (1962-1965) y se dedica a dar conferencias, en diversos lugares, sobre la esencia del Concilio, pero la Catholic University of America de Washington ya le prohíbe que imparta clases en sus aulas. En 1963, en pleno Concilio Vaticano II, se incoa un proceso contra su libro Estructura de la Iglesia, y en 1965 es amonestado a causa de un informe negativo sobre el Concilio, en el que hoy tan insistentemente dice apoyarse.

Tras numerosos incidentes, a consecuencia de diversos libros que sigue publicando, en especial La Iglesia e ¿Infalible?, una pregunta, en 1975 la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, de la que era prefecto el cardenal Francisco Seper, publica una Declaración en la que puede verse que el tratamiento que la Congregación ha dado al problema no tiene nada que ver con la acusación de régimen inquisitorial que Küng y sus corifeos propinan a la Curia vaticana. En efecto, después de someter a examen las dos obras citadas, en cartas de 6 de mayo y 12 de julio de 1971, la Congregación hizo saber al autor las dificultades que encontró en las mismas, invitándole a que expusiera por escrito en qué modo sus opiniones no contradecían la doctrina católica. Ante la falta de respuesta, la Congregación, en carta de 4 de julio de 1973, ofreció al profesor Küng una nueva oportunidad de explicarse, mediante un coloquio. Küng no aceptó el ofrecimiento, pero en su respuesta no probó que sus opiniones no contradecían la doctrina católica.

En vista de ello, a fin de evitar la confusión de los fieles, la Congregación declaró que en las antedichas obras del profesor Küng se contienen opiniones que en diverso grado se oponen a la doctrina de la Iglesia católica, señalando los tres errores de mayor importancia, suspendiendo, de momento, el juicio sobre otras opiniones que el profesor Küng defiende. Primer error: La opinión del profesor Küng que, por lo menos, "pone en duda el dogma de la infalibilidad" de la Iglesia en materia de fe y costumbres, "contradice la doctrina definida en el Concilio Vaticano I y confirmada en el Concilio Vaticano II". Segundo error: Las opiniones del profesor Küng contradicen la doctrina según la cual los obispos en la Iglesia son "doctores auténticos, dotados de la autoridad de Cristo, que predican al pueblo a ellos confiado la fe que se ha de creer y aplicar a las costumbres". Tercer error: La opinión del profesor Küng en su libro La Iglesia, según la cual la Santa Misa "puede ser válidamente celebrada, al menos en caso de necesidad, por bautizados carentes del orden sacerdotal", contradice la doctrina de los concilios Lateranense IV y Vaticano II. Sin embargo, a pesar de la gravedad de tales errores, en aquel entonces, 15 de febrero de 1975, la Sagrada Congregación, por mandato del Sumo Pontífice Pablo VI, decidió, "por ahora", advertir al profesor Küng que no podía continuar enseñando tales opiniones, recordándole "que la autoridad de la Iglesia le concedió la licencia de enseñar Sagrada Teología en el espíritu de la doctrina de la Iglesia y no las opiniones que subvierten esta doctrina o la ponen en duda".

Hay que distinguir entre el sacerdocio real y el sacerdocio Ministerial:

El primero lo tenemos todos los fieles del pueblo de Dios por ser admitidos a ella por medio del Sacramento del bautismo, pero el Sacerdocio Ministerial,

La Iglesia es una sociedad Jerárquica

Se entiende por jerarquía los diversos grados que hay en la autoridad eclesiástica, para poder cumplir el fin que tiene la Iglesia de acuerdo a estos encargos que le dejó :santificar, gobernar y enseñar.

En la estructura jerárquica de la Iglesia podemos distinguir dos poderes y potestades: la de orden y la de régimen

b)1Potestad de orden se refiere al poder de santificar, es decir, de administrar los sacramentos, y encierra tres grados: el episcopado, el presbiteriano y el diaconado.

B)2Potestad de régimen se refiere al poder de gobernar y enseñar

Se entiende por jerarquía los diversos grados

El orden sacerdotal es el sacramento por el cual los cristianos son elevados a la dignidad de ministros de Dios. El sacerdote es el encargado de salvar a las almas. Es otro Cristo en la tierra.

Por su ordenación, el sacerdote recibe el poder de consagrar el cuerpo y sangre de Cristo y de celebrar el santo sacrificio de la Misa.

El sacerdote tiene el poder de perdonar los pecados en nombre de Dios, nos entrega a Cristo en la Comunión, nos fortalece el alma en la hora de la muerte con la extremaunción, bendice el amor entre el hombre y la mujer en el matrimonio, nos hace cristianos por medio del Bautismo.

El sacerdote predica la palabra de Dios, sobre todo el Evangelio, que es el mensaje del amor de Dios a los hombres.

Caminando Jesús a lo largo del mar de Galilea vio a Simón y a Andrés que echaban las redes en el mar, pues eran pescadores. Y Jesús les dijo: «Venid en pos de Mí y os haré pescadores de hombres. (Marcos, 1.)

Es un sacramento que, por la imposición y las manos del Obispo y sus palabras, hace sacerdotes a los hombres y les da poder para perdonar los pecados y convertir el pan y el vino en la carne y sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

(Continuará)


Sobre esta noticia

Autor:
Waldvogel (6 noticias)
Visitas:
1259
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.