Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ángel Juez escriba una noticia?

Una acción que salvó una vida

10/05/2013 12:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nos encontrábamos desarrollando una de las brigadas médicas con el voluntariado “Por un Buena Fe Mejor” en el barrio Miraflores de la cooperativa de vivienda Nueva Buena Fe. La jornada se desarrollaba sin novedades cuando, de pronto, en el sitio donde estábamos congregados, irrumpió una mujer

Nos encontrábamos desarrollando una de las brigadas médicas con el voluntariado “Por un Buena Fe Mejor” en el barrio Miraflores de la cooperativa de vivienda Nueva Buena Fe. La jornada se desarrollaba sin novedades cuando, de pronto, en el sitio donde estábamos congregados, irrumpió una mujer, Johana Caicedo, quien con lágrimas en sus ojos, solicitaba ayuda para su niño de pocos días de nacido a quien tenía en sus brazos. El llanto incontrolable de la criatura llamó poderosamente la atención de todos, principalmente del Dr. Fleishman Jimenez quien auscultó al bebé.

Un enorme absceso (forúnculo o comúnmente llamado “nacido”) se dejaba notar en el pequeño cuerpecito de Miguelito, (nombre protegido) de 21 días de nacido, el mismo que cubría parte de la espalda, rodeaba el hombro, el cuello y terminaba en su pecho. No tenía ningún orificio de salida. Según la madre ya tenía cuatro días con ese problema y para él el dolor era verdaderamente insoportable y para ella una creciente preocupación, en razón de que había llevado al niño a varios centros de salud y no había podido recibir la atención debida.

“La obra humana más bella es la de ser útil al prójimo”, reza el refrán que orienta la acción de servicio del voluntariado “Por un Buena Fe Mejor”

Dada la urgencia del caso, el Dr. Fleishman Jimenez, líder del voluntariado “Por un Buena Fe Mejor”, dispuso el traslado de Miguelito hasta la clínica de su propiedad en donde, con el profesionalismo y sentido humanitario que lo caracteriza y con la ayuda de una de sus auxiliares de enfermería, Margarita Proaño, abrió el absceso para que drene el pus y tejido muerto que se había acumulado durante varios días y que le provocaban intensos dolores al niño (foto). Casi inmediatamente después de la intervención del galeno, el bebé dejó de llorar evidenciando un gran alivio a su dolor. Se le colocó una “mecha” de gasa en el orificio provocado, se ordenaron los exámenes médicos correspondientes y se le entregó a la madre medicina para los cuidados posteriores de Miguelito. Las complicaciones en la salud de Miguelito hubieran sido impredecibles de no haber actuado de manera inmediata.

“La obra humana más bella es la de ser útil al prójimo”, reza el refrán que orienta la acción de servicio del voluntariado “Por un Buena Fe Mejor” que viene realizando una serie de brigadas médicas gratuitas en los barrios pobres de Buena Fe. El equipo de colaboradores del mencionado voluntariado, luego de cada jornada evidencia una enorme alegría y entusiasmo por el deber cumplido. Lo ocurrido con Miguelito es una muestra más de que estuvimos en el lugar correcto, a la hora correcta.

Un enorme absceso (forúnculo o comúnmente llamado “nacido”) se dejaba notar en el pequeño cuerpecito de Miguelito


Sobre esta noticia

Autor:
Ángel Juez (83 noticias)
Visitas:
2984
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.